bandera-espa bandera-ingle bandera-alemania bandera-frances

MARAS MORAY

Tour de medio día. Desde: 08:00 a.m. Hasta: 13.30p.m (Aprox.)

Salineras de Maras:

No muy lejos de Moray yendo por un camino de herradura se llega a las salineras de Maras. Es muy impresionante ver como los 3000 pozos que recolectan la sal están incrustados en una inclinación del cerro. El paisaje es algo divino, desde allí se puede apreciar la cordillera y el valle de Urubamba, las nieves del Weqey Willka (hoy la Verónica, 5682 m.) el Apu Illa Huamán y el Chikon (5530 m.)

Moray:

De Moray, por sus condiciones climáticas, algunos dicen que fue un lugar de experimentación biológica, otros dicen que fue un importante centro de aclimatación de especies vegetales, y otros dicen que era un invernadero. Lo cierto es que Moray es un bellísimo complejo Arqueológico construido en gigantescas depresiones circulares donde se hicieron con la piedra contornos de terrazas y andenes y donde efectivamente en cada terraza se percibe un clima diferente.


VALLE SUR

Tour de medio día. Desde: 08:00 a.m. Hasta: 6.30p.m (Aproximadamente)

Tipón – Pikillacta y Andahuaylillas:

Visitar estos lugares es recorrer tres etapas de la historia de la humanidad:

Pikillakta es una ciudadela de la cultura Wari (650 d.c).

Tipón es un centro agrícola Inka (1200 d.c.) y

Andahuaylillas es importante por su iglesia colonial (1700 d.c.).

En Tipón hay un manantial y en torno a él se construyo un impresionante complejo agrícola con andenes y pozos que deslumbran al verlos, tiene el encanto de sus canales de irrigación y la hermosa manufactura de la piedra.

Pikillakta fue una ciudad pre-inka, se supone que albergo unas 10,000 personas. Tiene un diseño geométrico casi perfecto donde hay sectores administrativos, ceremoniales, residenciales y defensivos. Tiene bloques y calles rectas y un practico sistema de caminos.

Y Andahuaylillas es famosa por su iglesia denominada "la Sixtina de América", fue construida sobre un palacio inka, probablemente una waka. Lo impresionante allí es el techo que está totalmente decorado con frescos coloniales. Ingresando a la iglesia por su puerta principal, en el interior, hacia la izquierda se encuentra el baptisterio. Alrededor de su entrada de medio punto se lee la inscripción "Yo te bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, Amén". Lo interesante es que esa inscripción está en los cinco idiomas vigentes a la época de la construcción de la iglesia: Latín, Español, Quechua, Pukina y Aymara (Pukina es hoy una lengua extinta). En la cara posterior a la fachada, es decir en el interior, y en ambos lados de la puerta se encuentran murales que representan un camino profano y atractivo muy concurrido que conduce hacia el infierno y otro virtuoso hacia el cielo.